Lençois

Lençóis hace parte de la segunda tanda de ciudades hijas de las descubiertas en determinadas regiones de Bahia. La primera tanda buscó oro en el siglo XVII en Rio de Contas y Jacobina, entanto la era de los diamantes comenzó en 1844.
Tantas personas corrieron para la región que no había como construir casa: las rudas tiendas eran hechas con sábanas a orillas del rio, de ahí el nombre de bautismo de la ciudad. Poco más de un siglo después, la colecta de diamantes fue escaseando y la pequeña Lençóis quedó medio que parada en el tiempo, hasta ser vista nuevamente como preciosa, ahora por su naturaleza. Incontables cascadas, lindas ciudades vecinas, montañas con imágenes esculpidas a lo largo de los eras geológicas.

Hay un sin fin de atracciones para visitantes de todos los tipos. Desde los trekkers - el trekking del Valle de Paty es considerado uno de los mejores del mundo – hasta los que gustan de pequeñas caminadas. Para toda las personas Lençóis ofrece inolvidables visitas a la naturaleza, y mucha agua en los ríos de piedras rosadas en un sin fin de baños muy placenteros.
Además de las bellezas naturales, Lençóis ofrece también un circuito de museos y galerías que valen la pena ser visitados. Eso sin hablar en el Festival que se realiza todos los años en agosto/setiembre en Lençóis con intensa programación de shows, exposiciones y happening culturales.

Circuito de los artistas de Lençóis
Días más calmos y no menos interesantes pueden ser pasados en el percurso de los atelieres de los artistas de Lençóis que a veces hasta organizan aulas esporádicas para los visitantes.
  • Atelier de Alcino Caetano: Cerámicas y porcelanas pintadas a mano.
  • Atelier JC: Ceramista de esculturas y paneles finalizados con pigmentos naturales.